MIS PRINCIPIOS

MIS PRINCIPIOS CON NTRO PADRE

martes, 14 de septiembre de 2010

Similitudes entre el Nazareno de El Puerto y el Cristo de Las Penas





Gran similitud la de estas dos cofradías tan añejas y tan arraigadas a sus respectivos pueblos. El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera tiene una curiosa conexión que vamos a subrayar. Dos pueblos hermanos, sin duda.
En este caso nos vamos a detener en las similitudes que dos imágenes de Cristo tienen. Se trata de la del Nazareno en la antigua cofradía de El Puerto con la del Señor de Las Penas de la cofradía de los Judíos de San Mateo de Jerez. Sin embargo, que uno recuerde, jamás he escuchado, oído o leído alguna relación entre ellas por parte de los estudiosos e investigadores.

Nazareno.- Se trata de una obra anónima del barroco español, aunque atribuida al círculo de Pedro Roldán. Se trata de una de las imágenes con más fervor popular en la población marinera.
Señor de la Penas.- La del Señor de las Penas de la señera cofradía del barrio de San Mateo, es imagen de primeros del siglo XVIII. De madera de cedro y atribuida al escultor jerezano Francisco Camacho Mendoza.

Sin embargo, cuando vemos ambas imágenes, parecen que han salido de la misma gubia. Es impresionante ver la comisura de sus labios, el tenue bigote que el autor de ambas imágenes le da a cada uno de estos cristos, sus ojos un tanto rajados, su rostro dulce, la forma de tallar los cabellos –especial mención a la parte superior de la cabeza-, y así podríamos seguir enumerando similitudes.

Los profesores Lorenzo Alonso de la Sierra Fernández y Francisco J. Herrera García comentan en un estudio llamado Aproximación a la escultura jerezana del siglo XVIII: Francisco Camacho Mendoza que “Podría establecerse un paralelo, por supuesto salvando las distancias y escalas, entre el taller de los Camacho y el sevillano de los Roldán, donde encontramos a los hijos de Pedro Roldán, Luisa, María Marcelino, Diego y Pedro, siguiendo el oficio del padre. (…) A propósito de los Roldán, no debemos olvidar que diego Roldán, quizás debido a la falta de clientela en Sevilla y a la disolución del taller famliar hacia 1709, se encuentra avecindado en Jerez a principio del siglo XVIII, extendiendo su actividad de igual modo que Camacho por los pueblos del entorno”.
Más adelante, en este mismo estudio sobre la obra de Francisco Camacho Mendoza, se afirma que “aunque la obra de Camacho se encuentre a distancia de las producciones de Pedro Roldán y su hija La Roldana, tampoco vamos a descartar cierto ecos roldanescos, quizás canalizados a través de la figura de Diego Roldán, de modo que advertimos consonancias sobre todo con las producciones de taller, discípulos y seguidores, poniendo de manifiesto como, si no llega a concretar en mayor medida, la esencia del arte roldanesco, se debió a las más bien escasa capacidad técnica que le caracterizaba, y no al desconocimiento de las últimas tendencias escultóricas de Andalucía Occidental”.

Primero he de decir que no soy ningún erudito en la materia. Sin embargo, siempre me ha llamado la atención la similitud entre ambas imágenes. Una representando la iconografía de Cristo a punto de caer con la cruz al hombro –Nazareno de El Puerto- y la otra con un Cristo sedente suplicando perdón por aquellos malhechores que están repartiéndose sus ropas mientras preparan su cruz momentos antes de ser clavado.
Y para rematar este comentario, una similitud más entre ambas cofradías: las dos tienen la misma túnica para vestir los hermanos el día de su estación de penitencia. Túnica y capa negra con capuz rojo.